En el comienzo del escultismo de la mano de su fundador Sir Baden Powell,  sugirió muchas variaciones, pues antes y ahora con mucha más razón, nunca se ha pretendido que la uniformidad de los muchachos fuera de militares o parecida a estos, ya que los objetivos son en esencia diferentes. 

Es así como en procura de dar al joven mayor capacidad de movimiento en sus actividades de escultismo, se decidió por el pantalón corto, las medias largas a la rodilla y una camisa cómoda pero a la vez funcional, que no entorpecieron sus labores ni caminatas o cualquier otra labor propia de los exploradores. 

En un comienzo se determinó una especie de identificación con una  gorra o pañoleta de un color para cada patrulla, luego con el pasar de los años esta pañoleta, dará  identidad a la patrulla y posteriormente  a la tropa propiamente; no fue sino con la aparición del Manual de Escultismo para Muchachos que se dio formalidad al uniforme, con las variaciones que se ven hoy día.