No es muy difícil ser parte del Movimiento Scout en el mundo, en cualquier parte, con toda seguridad podrás encontrar un grupo, haciendo sus labores y reuniones cada fin de semana, quizá muy cerca de tú casa, sin embargo para ingresar a este planeta tan atractivo del escultismo se deben cumplir una serie de requisitos, nada complicados por supuesto. 

En primera instancia debes tener un tiempo formando parte del grupo, una vez observado tu rendimiento, el Consejo de Honor se reúne y estudia que cada caso haya cumplido con lo establecido; una vez logrado este paso se realiza la muy solemne ceremonia de promesa para que tu vida sea parte de la vida scout. 

Cada uno de los elementos que contiene la promesa Scout, deben ser entendidos y además puestos en práctica por el nuevo joven explorador; uno de ellos es por ejemplo “Ayudar al prójimo en cualquier circunstancia” lo cual lleva implícito la necesidad de que el Scout debe ser solidario, respetuoso y estar siempre presto a ayudar a sus semejantes.