Ideas y trucos para acampar
 
 
Reducir el impacto en lugares de campamento y agua.
Siempre que armes tu campamento, asegurarse de que esté a más de 50 metros del agua. Esto evitara que los desperdicios que vayas generando durante tus actividades lleguen a una corriente de agua, y también que los animales se asusten y no acudan a su abrevadero. Comprueba también que tu campamento no este sobre la senda de animales. Hay que tener cuidado en los ecosistemas frágiles, como los desiertos y los prados de montaña, sobre todo cerca de un manantial.
En zonas muy transitadas, utiliza los lugares de campamentos establecidos. En zona vírgenes procura no acampar cerca de otros y hazlo fuera de la vista del camino. En los lugares de campamento muy populares, los lugares establecidos concentran el impacto.
Es más agradable llegar a un lago con diez o doce lugares de acampada muy usados que llegar al mismo lago con cientos de lugares de campamento, cada uno por su lado. En zonas vírgenes, monta tu campamento y cuando te retires, arregla todo de tal manera que nadie sepa que has estado allí. Hay que darle a la tierra la oportunidad de recuperarse de cualquier daño. Si un grupo pasa por ahí, y no hay un lugar despejado para la tienda, ni una hoguera de piedra que los atraiga, pasaran de largo y acamparan en otro lado.

 
 
Elección de un lugar para dormir
Pocas veces tendrás a mano un lugar llano para acampar. Algunas veces el terreno será rocoso, inclinado o cubierto de vegetación. Las sombras pueden hacer que un terreno llano parezca sinuoso, de modo que cuando hayas dado con el sitio, comprueba la pendiente extendiendo tu colchoneta y acostándote sobre ella. Así comprobaras también, si hay piedras que puedan producirte dolores al despertar. Las laderas a menudo sufren desprendimientos de rocas o ramas de árboles. Utiliza un refugio detrás de un gran peñasco o elige otro lugar. En el bosque hay que tener cuidado de los árboles o ramas muertas que pueden desprenderse en cualquier momento. Si corre mucho viento, cuidado con los bosques que han sufrido incendios o plagas de insectos.
Elije un lugar que no recoja las aguas de lluvia. En lugares secos aléjate de las zonas inundables. Como los lechos arenosos.
En lugares que tengan poca protección, procura defenderte del viento dominante. Busca signos evidentes de tormenta y pistas sobre el viento habitual: la inclinación de las ramas de las coniferas, la posición de las hierbas aplastadas por el viento. Los árboles inclinados por el viento indican claramente la dirección de los vientos más intensos o dominantes. Una vez instalado en tu campamento, ponte zapatos cómodos y livianos. Nunca andes descalzo. El calzado de descanso reduce el impacto sobre la naturaleza y sobre tus pies.

 
 
Consejos para tu tienda
Si la noche es tranquila y no hay trazos de tormenta, lluvia u otros contratiempos, pon tu tienda mirando el paisaje: puesta de sol, amanecer o lo que prefieras. Orientarla hacia el amanecer ayuda a calentar la tienda por la mañana. Los insectos son peores durante las noches calidas, húmedas o bochornosas, cuando el aire no se mueve. En ese caso es mejor buscar una brisa, así que busca una colina aislada u otro lugar que produzca corriente de aire e instala la tienda ahí. Averigua en tu zona o localidad cuales son las tendencias del clima local, atardecer, niebla, lluvias, etc.

 
 
Las piquetas o estacas para la tienda o carpa
Los dos grandes motivos para clavar tu tienda al suelo es: impedir que se la lleve el viento y asegurar que no la toque la lluvia. El doble techo esta diseñado para alejar el agua cuando esta clavado al suelo.
Si el lugar elegido para acampar es lo bastante grande como para darse un margen, comprobar si se ancla bien al suelo antes de plantar tu tienda, sobre todo si no es tipo iglú. Si las piquetas o estacas no penetran fácilmente el suelo, clávalas con una piedra o cámbiate de lugar.
Lleva diferentes tipos de estacas, de este modo si alguna no sirve podrás probar con otra distinta. Las estacas o piquetas delgadas que los fabricantes incluyen suelen funcionar bien en algunos terrenos rocosos, donde a veces, es más eficaz la precisión que la fuerza. Introducir una estaca o piqueta más gruesa y rígida podría resultar imposible.
Si es imposible clavar debido a un suelo duro, pruebe la alternativa aérea, como piedras y ramas. Llevar lienza, piola o cordino para alargar los vientos de modo que pueda atarse a algo sólido.
Si no se puede clavar una estaca y no hay algo cerca para hacerlo, improvisa llenando un saco o bolsa con arena o piedras, ata el extremo del viento a la boca del saco. Las piquetas para nieve son más anchas y planas. Si no las tienes usa los bastones de esquí o piolets, o llena de nieve un saco o bolsa y entiérralo.
El hecho que el aire este tranquilo cuando instalas tu tienda no garantiza que no vaya a levantarse un temporal en la mitad de la noche. Asegura tu tienda lo mejor posible, así evitaras levantarte y salir al frío.
Usa una manta aluminizada o un plástico grueso y a la medida bajo la tienda. Este doble suelo se pone debajo de la tienda, no dentro de ella, ya que la misión principal es evitar que se produzcan cortes por piedras y raíces. Si el doble piso es mayor que la tienda, dobla el sobrante y mételo debajo de la tienda. Si no lo haces el doble suelo recogerá y acumulara agua cuando llueva.

Y para el aburrimiento que…
Si te gusta leer, opta por libros baratos. Divide el libro en partes, lleva lo que crees que podrás leer. Dale las partes ya leídas a tu compañero de excursión. Lee en voz alta así gastaras menos pilas y te lleva el doble de tiempo haciendo durar más la historia. Es interesante leer un libro sobre la región o zona que visitas.
La ultimas parte de los mapas o guías te hablan de la historia natural, geología, flora y fauna del terreno que pisas.

Lleva un pequeño libro con las especies de aves de la zona y aprende a identificarlos.
Observa las estrellas en el cielo nocturno. En las zonas con más oscuridad se aprecian mejor. Podrás ver la vía Láctea, las constelaciones, estrellas fugaces. Existen planisferios que te ayudarán a identificar constelaciones que no conozcas. Empieza con la Osa Mayor, la Cruz del Sur, las estrellas más útiles para cualquier excursionista.
Una guía de plantas te podrá ayudar a identificar flores, hojas y árboles. Utiliza una cámara para fotografiar una hoja recién abierta o los detalles de una flor de montaña, pero sobre todo aprende a observar. Y los infaltables naipes ya que aunque este sólo existe el solitario.

Cocinando con mal tiempo
No cocines dentro de la tienda. Se pueden producir agujeros, llamaradas, incendios y asfixia. Enciende la cocinilla (hornillo) fuera de la tienda y una vez que este listo en el vestíbulo.
Cuando llueve elige la comida más sencilla.
Prepara todo antes de encender el hornillo, así gastaras menos combustible y pasaras menos tiempo fuera. Duerme con tu combustible con ello mejoraras el rendimiento ya que el gas butano puede que no funcione a temperaturas de menos 0ºC.
Para reducir el impacto al lavar los platos, no los laves directamente en los arroyos, límpialos y bota el agua a más de 50 metros del cauce de agua. Para que pueda filtrarse a través del suelo, recuerda que los ecosistemas son frágiles.

Acampando bajo la lluvia.
Comprueba que tu mochila permanezca cubierta mientras levantas la tienda, usa tu cubre mochila. Si eres de esos que hacen su mochila con equipo suelto por todas partes, usa la manta de supervivencia para proteger tu equipo mientras montas la tienda. Cuando la tienda este levantada,
Verifica la instalación del doble suelo después de levantar la tienda para comprobar que no sobresale de ella. Un doble suelo mal puesto puede llenarse de agua debajo de tu tienda.
La mayoría de las filtraciones en las tiendas no se deben a filtraciones, sencillamente están mal armadas. Los vientos no solo fijan la tienda, también estiran la tela para que la tienda desagüe correctamente. En cuanto la tienda este levantada saca la colchoneta aislante y mete dentro tú saco de dormir, pero no lo saques de su bolsa impermeable, ya que llevas puesta ropa mojada. Hasta que te la saques, deja el saco de dormir en un lado donde no pueda estropearse ni mojarse.

Las bolsas de basura
Forra el interior de tu mochila con una bolsa para basura.
Usa una bolsa de basura para hacer un piso a la entrada de tu tienda, en el vestíbulo, así mantienes en parte alejado el barro y el agua a tu equipo.
Si hace tanto frío que tienes que dormir con las botas puestas, mételas en una bolsa para la basura.
Usa la bolsa de basura como capa extra de ropa. Ponte una abriéndole agujeros para la cabeza y los brazos.
Usa una bolsa de basura para recoger la nieve que luego derretirás para beber agua.
Tu equipo tiene una gran cantidad de cremalleras (cierres). Colócale a las lengüetas de las cremalleras tiradores de cuero, cinta o lienza (cordino). Te ayudaran a abrir las cremalleras con los guantes puestos.
Un gorro es lo más parecido a un termostato. Si no llevas, caso que es imperdonable, envuélvete la cabeza y el cuello con una prenda de repuesto. A la hora de mantener el cuerpo caliente, tener la cabeza y cuello cubiertos es más útil.
Si no tienes guantes utiliza tus calcetines.
Si estas durmiendo en un refugio o cabaña y tienes frío, monta la tienda en el interior y conseguirás algunos grados mas de temperatura.

 
         
  Manual del Explorador por Rafael Castillo. (Manual web scout)